domingo, mayo 29, 2022

¿Cómo renovar una marca después de una crisis de reputación?

Una crisis de reputación es una de las eventualidades más temidas por cualquier empresa u organización, pues pueden llegar a ser bastante complejas de administrar y definitivamente afectarán el futuro del negocio o marca. Luego de que una marca se vea envuelta en una crisis de reputación, es de vital importancia que ésta opte por reconstruir su imagen y nombre corporativo ante sus stakeholders, socios, clientes y competencia.

Tras una eventualidad, la renovación de identidad debe destinarse a un equipo especializado, el cual deberá determinar una estrategia de comunicación interna y externa para lograr conectar nuevamente con sus consumidores, demostrar qué  hace única a la empresa y cuál es su valor. 

En este caso se deben replantear los objetivos y efectuar un cambio de perspectiva, para reactivar la empresa, marca u organización y enfrentar la recesión.

¿Qué se debe considerar al renovar una marca luego de una crisis?

Se deben considerar con el equipo destinado a solventar la crisis ciertos puntos estratégicos primordiales, como:

  • Construir nuevamente una relación con los consumidores:

Luego de una situación negativa es normal que se pierda la conexión con los consumidores, para lo cual es necesario reevaluar el objetivo principal de la marca. enfocado en campañas de comunicación externas e internas para lograr conseguir una respuesta positiva e interés por parte del público.

  • Adecuar las estrategias a las nuevas tendencias:

Cuando se renueva una marca se deben tomar en cuenta gustos, tendencias y proyecciones de preferencia del público objetivo, adaptando productos y servicios para posicionar el negocio o marca.

¿Cómo se puede realizar una renovación de identidad?

Para la renovación de identidad exitosa de una marca, empresa u organización es necesario tomar en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Conocer la trayectoria de la marca:

Al conocer bien el negocio o la marca que se quiere redimir, con sus buenas y malas etapas, nos ayudará a definir una nueva propuesta de forma estratégica, ya que tendremos presentes los nuevos objetivos de restauración y los valores que se quieren comunicar.

  1. Involucrar a los consumidores:

El público objetivo nos ayudará a comprender los elementos que se deben cambiar y qué se espera de la reconstrucción de la marca. Conocer la opinión de los consumidores es de suma importancia para medir el impacto previo a los cambios que se realizarán en el futuro. Se puede optar por encuestas, focus groups o entrevistas para conocer mejor su opinión.

  1. Proyectar nuevos objetivos y beneficios:

Determinar los cambios que se van a realizar ayudará a simplificar los pasos que se deben seguir para conseguirlo. Se deben planificar las tasas de crecimiento, costos de inversión, comparar los recursos antiguos y nuevos, y por supuesto, conocer los beneficios que traerá la reconstrucción. 

  1. Determinar los cambios:

Al momento de crear un nuevo concepto es imprescindible conocer qué es lo que se cambiará, por qué y cómo. Lo recomendable es crear un proyecto de diseño con un equipo creativo que conozca los valores e ideas a plasmar en la nueva imagen de la marca. 

Se deben adaptar los activos al logo de la marca, empaques, materiales audiovisuales y  todo aquello que destaque la identidad de la misma. 

  1.  Comunicar la nueva identidad con los stakeholders:

Es muy importante destacar que se debe comunicar acerca de la renovación de la marca con todo aquel que le aporte, ya sean clientes, socios, trabajadores y demás. Además, se debe crear una estrategia de comunicación en la cual se especifiquen los cambios y modificaciones que se van realizar, cómo, cuándo, por qué y cuáles son sus beneficios.

Es recomendable realizar un lanzamiento con semanas de antelación, para generar interés e intriga, para enganchar a viejos y nuevos consumidores.

Si bien una crisis de reputación es una situación engorrosa, no es el fin del mundo; existen formas de manejar una crisis de este tipo y salir victoriosos, más fuertes y con objetivos mejor enfocados.

En Impulso tenemos 23 años de experiencia y todas las herramientas necesarias para ayudar a las empresas a prevenir una crisis o a salir de ellas. Comunícate con nosotros y con mucho gusto te atenderemos.

Artículos Relacionados

Síguenos

0SeguidoresSeguir

Últimas Noticias